Los vitrales que adornan la Quinta Gameros, llenan de luz y color los pasillos, dando a esta casa de en sueño un aire mágico, que traslada en el tiempo a los curiosos visitantes que deciden entregar un poco de su tiempo a la elegante mansión. Imágenes de rosas y querubines llenan de dulces emociones los espacios del edificio, manteniendo fresca en sus trazos, una invitación a soñar para el espectador, desde 1910.

  • ccu_qg_p0008
  • ccu_qg_p0003
  • ccu_qg_p0006
  • ccu_qg_p0004