Herramientas
digitales
  • Por Comunicación Social
  • Noticias
  • Publicado el 2011-06-03 11:37:00

Estudiante de la UACH ganó primer lugar en Beijing dentro del “3rd Mandarin Star”, compitió contra 883 estudiantes

Hablando en fluido chino, derrotó en las finales a un estudiante ucraniano en un debate sobre las mascotas

Diego Valeriano Flores Villalobos no es sólo uno de los más destacados estudiantes mexicanos en Beijing, también se ha convertido en un embajador joven que une el amor hacia México con el agradecimiento a la antiquísima y maravillosa cultura china.

Originario de Ciudad Guerrero, estudiante de Administración Financiera y enviado por el Instituto Confucio de la UACH, Diego triunfó en un concurso internacional “3rd Mandarin Star” en el que participaron 883 estudiantes extranjeros en Beijing. El objetivo era demostrar las capacidades para asimilar y comprender la cultura milenaria oriental con los ojos de un joven extranjero.

“Cuando inicié mi participación nunca me imaginé la dimensión del concurso, pensé que todo había concluido cuando quedé en segundo lugar en la primera etapa”. Cuando le informaron que continuaba en la segunda de cuatro etapas y se enfrentaba a representantes de más de 80 países, Diego comenzó a entender los altos objetivos del concurso.

El certamen inició el mes de abril, en la ciudad de Beijing, China, con la convocatoria para el concurso “3rd Mandarin Star” en la que se reclutaron alumnos extranjeros de 26 diferentes universidades en la ciudad. Para participar, dicho evento indicaba que los alumnos deberían presentar un número relacionado con el dominio del idioma chino, acto que podría ser, declamación, canto, oratoria o géneros similares; lo anterior con el fin de escoger los mejores talentos.

Primera etapa: 883 estudiantes

El evento se dividió en cuatro diferentes etapas, la primera en las respectivas universidades, en eliminatoria local con los estudiantes de la misma escuela. En el caso de Diego fue la Beijing International Studies University, con una canción en chino llamada "Volar más alto"; en esta primera etapa clasificaron los primeros tres lugares. Diego quedó en segundo.

Segunda etapa: 120 estudiantes

La segunda etapa tuvo lugar en la Universidad de Ciencias Politicas y Leyes de Beijing. Esta eliminatoria consistía en contar una historia en dos minutos y medio, usando "dichos chinos", así como modismos,

con la ayuda de conjunciones y dos verbos. En el momento de la competencia, el estudiante debía sacar un papel de una tómbola, el cual incluía dichos, modismos, conjunciones y dos verbos, con un tiempo de preparación de cinco minutos antes de participar frente a cinco diferentes jueces.

La historia debería tener coherencia y ser agradable, además de ello una representación de arte, similar a la primer etapa. Diego pasó a la siguiente etapa.

Tercera etapa: 60 estudiantes

En la tercera etapa del concurso, los aprendices de mandarán debieron presentar un video de dos minutos y medio llamado “Beijing a través de mis ojos”, en el cual cada participante, videograbó y explicó los aspectos que más le interesaban de la ciudad; en su caso, el video fue hecho acerca de la experiencia al subirse a un taxi y platicar con el chofer, de lo interesante que es escucharles contar sobre la ciudad, las costumbres, las historia de la ciudad, y sus bromas...

En el concurso, cada participante debió seleccionar uno de los 60 videos y después de verlos contestar a una de las preguntas: ¿qué impresión te causó el video? ¿por qué?  ¿has tenido alguna experiencia como ésta? cuéntala, ¿qué cosas quieres agregar o crees que le  falta al video?

Cuarta etapa: 20 estudiantes

Diego, quien inició su tercer año de cursos en Beijing afirma: “nunca me imaginé en que llegaría a esta etapa, ya solamente quedábamos veinte y la mayoría de ellos tenían más años que yo estudiando en el país, pero a la vez me sentía muy bien expresando mis sentimientos y la gente se conectaba”.

“En esta última etapa, en presencia de 400 invitados, debíamos debatir uno contra uno, sobre un tema dado por los organizadores; en mi caso fue defender la posición "mi mascota puede subir al elevador junto conmigo" siendo mi oponente un alumno de Ucrania con más de 3 años en China; a diferencia mía que llevo un año y medio con el estudio del idioma.

ENTREGA DE FICHAS CICLO AGOSTO - DICIEMBRE 2018